Lo que ocurre cuando desecha un cartucho de tóner no ecológico

Sólo en la década pasada se han quemado o arrojado a vertederos de basura  alrededor de 300 millones de cartuchos de tóner para impresora.

Los cartuchos de tóner son utilizados a diario para realizar impresiones en diversos lugares como escuelas, oficinas y en las casas de familia. Es preocupante la enorme cantidad de cartuchos de tóner usados que se generan en estos sitios y el enorme impacto dañino que se hace al medio ambiente al no darles un tratamiento adecuado.

Solemos tener la impresión de que no ocasionaremos nada grave si arrojamos a la basura un solo cartucho de tóner, total, es solamente uno ¿no? Pero lo que desconocemos es que ese cartucho, por sí solo, puede ocasionar un gran impacto a nuestro ecosistema.

Los cartuchos de tóner utilizados pueden ser componentes muy peligrosos debido a que contienen o pudieron haber contenido cierto tipo de disolventes calificados como sustancias peligrosas. Los cartuchos de tóner de colores suelen contener sustancias conformadas por metales pesados o sustancias orgánicas potencialmente peligrosas.

Por ello, son altamente peligrosos en potencia para la salud y el medioambiente, por estas 3 razones:

  1. Si se les arroja al medio incontroladamente, el agua de lluvia puede arrastrar los metales y disolventes hacia los senderos subterráneos de agua y, de éstos, hacia los ríos y finalmente en el mar, siendo muy posible la afectación a los seres vivos directa e indirectamente.
  2. En caso de la incineración incontrolada, los metales se pueden vaporizar y dispersar por el aire y, al momento de llover, ser arrastrados hacia la tierra y hacia vertientes de agua. La mayor parte de los metales pesados se acumulan en los cuerpos de los seres vivos y pasan de un organismo a otro a través de la cadena alimenticia.
  3. Cuando finaliza su vida útil, el plástico de los cartuchos tarda como mínimo alrededor de 400 años en descomponerse mediante un proceso natural. El cartucho de tóner que hoy arrojamos a la basura, sin darle importancia, lo sufrirán por lo menos tres generaciones, es decir, tu hijo, tu nieto y tu bisnieto como mínimo.

¿Y cómo puedo yo ayudar a disminuir este riesgo?

Primero

La primera medida que deberías tomar es el no tirar al basurero los cartuchos de tóner. Júntalos y entrégaselos a una empresa que pueda reciclarlos, como por ejemplo EyS Outsourcing, y reducir  el nivel de impacto de su proceso de destrucción, ya que:

  • Si el proceso de destrucción es artificial, es decir, llevado a cabo en un centro especializado para eliminación de desechos, al reciclar los cartuchos se evitará que se lancen más residuos gaseosos y sólidos químicos del proceso de eliminación, así como se reducirá el consumo de energía adicional para dicho proceso.
  • Si el proceso de destrucción termina siendo natural (tirándolos en cualquier parte), al tomar la decisión de acumular los cartuchos para su reciclaje, evitarás el lento y profundo daño en el ambiente, las plantas y animales, además de tu propia especie.

Segundo

La segunda medida que deberías llevar a cabo es utilizar cartuchos de tóner ecológicos, es decir, aquellos que han pasado por un estricto proceso de reciclado para su reutilización.

Gracias a que los cartuchos de tóner están hechos de materiales plásticos y metálicos, pueden ser reciclados. Al reciclar un tóner, realizamos un enorme ahorro de energía, ya que para la elaboración, por ejemplo, de una única carcasa del cartucho de tóner, son necesarios hasta 20 litros de petróleo puro.

El reciclar no significa solamente rellenar o recargar el cartucho de tóner. El proceso de reciclaje de un cartucho de tóner, comprende desde el desmontaje de sus partes, hasta la extracción segura de sus restos.

Reciclar significa sustituir el tóner, aprovechando las carcasas plásticas y piezas mecánicas, si están en condiciones óptimas, sustituyendo los elementos deteriorados o desgastados por otros nuevos de idéntica o superior calidad que los originales.

Las líneas de producción de las empresas dedicadas a este procedimiento aplican protocolos de calidad tan estrictos que resulta imposible diferenciar, el que contiene elementos reciclados o recuperados, del que se ha manufacturado totalmente con componentes nuevos. Además se puede obtener un mayor ahorro, ya que generalmente los cartuchos de tóner ecológicos son de un precio menor y brindan un mayor rendimiento.

Los cartuchos de tóner ecológicos evitan millones de toneladas de petróleo desperdiciado, contribuyéndose así a la conservación del medio ambiente al reducir la inclusión de los  elementos no biodegradables que contienen. De esta manera se evita la fabricación del plástico de los cartuchos y que, toneladas de basura lleguen a los vertederos o lugares indiscriminados, donde demorarían cientos de años en degradarse.

Respetar y cuidar el medio  ambiente comienza con las acciones que cada persona individualmente haga, procurando extender este comportamiento a la organización en la que se desenvuelve. Reciclar directamente, al juntar los cartuchos de tóner para la entrega a entidades especializadas o, reciclar indirectamente, al adquirir cartuchos de tóner ecológicos, es una postura que dará un beneficio particular y global.

¿Tienes alguna curiosidad de cómo ayudar a tener un mejor medio ambiente mediante los cartuchos de tóner ecológicos?