RECICLAJE DE CARTUCHOS DE TÓNER

El uso masivo que actualmente hacemos de aparatos electrónicos como los faxes, impresoras fotocopiadoras o equipos multifunción, genera constantemente un nuevo resíduo que provoca alto grado de impacto medioambiental: el cartucho de tóner ya usado.

Tóner no es sinónimo de cartucho, como muchos pudieran entender. El tóner es la tinta seca que va dentro del cartucho, una carcasa de plástico dura compuesta a su vez por distintos componentes: la propia carcasa, piñones, el tambor fotosensible, etc.

Por tanto los nuevos resíduos que hoy en día afectan más negativamente a nuestro Medio Ambiente provienen de dichos cartuchos de impresoras ya usados o de deshecho y son básicamente de tres tipos:

  • Resíduos Plásticos: Carcasa, Piñones y Engranajes. 100% Reutilizable.
  • Resíduos Metales: Aluminio, Tambor fotosensible, Piñones y Engranajes. Valorizables 100%.
  • El Tóner: Tinta residual que aunque por su composición no es un resíduo peligroso, sí debe ser tratado como tal debido a su morfología. 100% no valorizable.

¿Qué podemos conseguir si reciclamos adecuadamente nuestros cartuchos?

contenedor-reciclaje

  • La recuperación de plásticos generalmente válidos para su reutilización y montaje en el proceso de fabricación de nuevos cartuchos.
  • Obtener materias primas para la industria, lo que significa ahorrar recursos naturales.
  • Contaminar menos. Se reduce el alto impacto medioambiental que supondría no reciclar los cartuchos de tóner ya usados, teniendo en cuenta sobre todo la presencia del tóner residual, que tiene alto poder contaminante debido a su volatilidad.
  • Ahorro de energía ya que se necesitan veinte litros de petróleo puro para fabricar una carcasa de plástico nueva. Reutilizando las carcasas plásticas procedentes de cartuchos vacios, reducimos la producción de plásticos.
  • Enviar menos resíduos al depósito controlado.

"RECICLANDO NUESTROS CARTUCHOS USADOS PROTEGEMOS EL MEDIO AMBIENTE,
AHORRAMOS EN ENERGÍA Y CONTAMINAMOS MENOS"

¿Cómo es el proceso de reciclado de cartuchos?

Una vez recogidos los cartuchos de tóner ya usados, se envían a una empresa especializada en el reciclaje de cartuchos. Una vez allí, son analizados y separados en sus componentes (plásticos y metálicos) retirando el tóner residual (tinta seca) que se entrega posteriormente a un gestor de resíduos peligrosos para su depósito controlado.

Las carcasas plásticas son reutilizadas en el montaje de nuevos cartuchos de tóner ecológicos, tras un estricto proceso de Control de Calidad que verifica su buen estado. Esto nos permite reducir las materias primas y el consumo de energía que normalmente son necesarios en cualquier proceso de fabricación de nuevos cartuchos. Las fracciones metálicas del resto de piezas desechadas, se someten a un proceso de físico de fundición y el material obtenido es destinado a nuevos usos industriales.

Recordad, reduciendo la producción de plásticos, ahorramos en energía y contaminamos menos.

 

¿Cómo se recicla un cartucho de tóner?

En el citado proceso de control para la verificación del buen estado de la carcasa plástica, se procede a descontaminarla, es decir, se limpia y se extrae los restos de tóner y de otros componentes, ya sean metales, aluminios, etc.

Si la carcasa plástica está en óptimas condiciones, se procede a añadir una carga superior de tóner mediante nuestro exclusivo proceso de fabricación del tóner ecológico ábitat.

En caso contrario, se desecha y se envía a empresas especializadas que se encargan de triturarlas para obtener granzas que a su vez, serán empleadas en la inyección de nuevos productos plásticos destinados a otros usos, evitando así su incineración o depósito en centros de resíduos.

Una vez montados todos los nuevos componentes en la carcasa plástica recuperada y añadida la nueva carga de tóner (Tinta Seca testada granulométricamente) que es equivalente al original, se procede al montaje final del cartucho quedando perfectamente sellado, etiquetado y embalado.

Algunos cartuchos, además del depósito del tóner cuentan con un tambor fotoconductor. Podemos decir que esta parte corresponde al corazón del cartucho, sobre la cual se produce la imagen por electrofotografía que se ocupa de transmitir la imagen final al papel. Se trata de una pieza metálica de aluminio muy sensible que no puede ser reutilizada y que no contiene sustancias contaminantes, por lo que su separación es puramente mecánica. Se sustituye y se recuperará para su reciclaje tras un proceso físico de fundición realizado en empresas especializadas que destinan el material obtenido a nuevos y distintos usos industriales.